Widgets Magazine

66 personas que viajaban en el vuelo de la aerolínea iraní Aseman, siniestrado este domingo han muerto en el accidente, según confirmó la compañía.

El avión, un ATR de veinte años de antigüedad, cubría la ruta doméstica entre la capital, Teherán, y la ciudad de Yasuy, en el sudoeste del país.

De manera extraoficial, se maneja como causa del accidente a las condiciones climatológicas, en concreto por la niebla y el viento registrados en esa región.


Con información de EFE/ Alberto Dominguez