Widgets Magazine

En horas de la mañana de este jueves 16 de marzo, el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), José Ricardo Sanguino, recibió el décimo embarque de especies monetarias, que arribó al aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía, estado Vargas, procedente de Londres. Este nuevo lote contenía 180 cajas con 9 millones de billetes de 5.000 bolívares, para un valor facial de 45.000 millones, y 420 cajas con 21 millones de billetes de 10.000 bolívares, lo que equivale a 210.000 millones de bolívares.

La recepción de este nuevo cargamento de billetes contó con la presencia del director del BCV, José Salamat Khan, y el gerente general de la Casa de la Moneda de Venezuela (CMV), José Fariña. El traslado de los billetes hasta la sede del BCV, en Caracas, se llevó a cabo a través de un operativo coordinado entre el cuerpo de seguridad del instituto emisor y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Sanguino indicó que hasta la fecha se han recibido piezas de alta denominación, que no son utilizadas en transacciones cotidianas, y que el billete de 100 bolívares es el elemento principal, el pivote, entre los billetes de alta y baja denominación.

“Estamos preparando un informe para el presidente de la República, Nicolás Maduro, donde planteamos que la desincorporación del billete de 100 bolívares se realice progresivamente. Si se hiciera de forma  intensiva, tomaría 50 días hábiles; pero hacerlo paulatinamente garantiza que las transacciones fluyan con normalidad”, señaló.

Asimismo, anunció que para abril, se espera un cargamento con billetes de baja denominación, que incluirá piezas de 500 y 1.000 bolívares, para responder a la demanda de estas piezas por parte de la población.

Sobre la distribución de los billetes que conforman la ampliación del cono monetario, el Presidente del ente emisor explicó que es un proceso que conlleva varias etapas. En primer lugar, las piezas llegan a las bóvedas del BCV; luego, son distribuidas a todo el sistema financiero venezolano, de acuerdo con las necesidades que presenten las distintas instituciones que lo conforman; y posteriormente, circulan para producir el intercambio.

En referencia a la adaptación de los cajeros automáticos, Sanguino explicó que  es un proceso técnico que lleva tiempo. “En el país existen aproximadamente 9.000 cajeros en funcionamiento, por lo que el objetivo es hacer la adecuación progresivamente para no obstaculizar las transacciones económicas”, aseguró.

Con información de Nota de Prensa

NGG