Widgets Magazine

El gobierno del presidente Sebastian Piñera informó que serán expulsados a fin de año aproximadamente 2 mil extranjeros que no hayan regulado su situación migratoria o que ademas posean antecedentes penales, o incluso, estén cumpliendo penas carcelarias.

El 23 de abril el Ministerio del Interior de Chile comenzó el proceso de regularización migratoria, el cual busca mantener el orden en el país, según el mandatario chileno y se extenderá hasta el 31 de agosto de este año.

El Gobierno de Chile estima que existen 1.119.000 extranjeros residentes en el país, de los cuales 300.000 están en situación irregular y deben recurrir a inscribirse.

Las deportaciones serán realizadas por etapas, comenzando por quienes ya han cumplido alguna condena o estén próximos a cumplirla. Luego ocurrirá lo mismo con los que no hayan delinquido, pero que sí haya incumplido leyes migratorias, y por último, quienes no se hayan inscrito en el proceso de regularización.

La primera etapa dio inicio el viernes, con el envio de 59 peruanos y bolivianos a su país de origen, por delitos ligados al trafico de drogas o robo con intimidación. Estos forman parte del primer grupo de los 194 extranjeros que serán expulsados de Chile antes el 31 de agosto porque ya han cumplido condena.

Con información de El Mercurio/ María Gabriela Alvarenga