Widgets Magazine

La cifra de víctimas del fuerte terremoto de 7,3 grados en la escala de Richter que asoló anoche la provincia de Kermanshah, en el oeste de Irán, aumentó a 328 muertos y unos 3.950 heridos, según los últimos datos oficiales.

Las autoridades iraníes han movilizado a todos los cuerpos de seguridad para acelerar las tareas de rescate y de retirada de escombros en las poblaciones de Kermanshah más afectadas por el seísmo.

Las labores de rescate se han visto interrumpidas por obstáculos en algunas carreteras rurales, informó Pir Hosein Kolivand, director de los Servicios de Emergencia.

Con información de EFE/DP