Widgets Magazine

Los chefs Ramón y Luis Fernández del Restaurant Ajilao, junto a Carlos Carrasco, prepararon un exquisito menú en armonía perfecta con los vinos de Bodegas Pomar, para hacer vivir a los asistentes una tarde única hasta la caída del atardecer caroreño.
Los viñedos de Altagracia en Carora, pusieron su verdor y olor de la vid, para propiciar una tarde diferente a los entusiastas del vino. Las protagonistas fueron las vides cultivadas en Viña Altagracia. Sus tallos, también conocidos como sarmientos, son de una madera delgada y flexible que, al estar en las brasas, enaltecen los sabores de las comidas. Los sarmientos liberan aromas que aportan un gusto excepcional a carnes y vegetales con lo que convierten en extraordinario el platillo más común. 

La cocina al sarmiento es una tradición milenaria, muy conocida en países como Francia y España. En Venezuela, ha sido posible saborearla gracias al Club Pomar en pro del desarrollo de la cultura vitivinícola en el país. Es la quinta edición del festival, que siempre ha tratado de innovar y ofrecer propuestas gastronómicas y locaciones diferentes.

Este año por primera vez, el Festival Sabores al Sarmiento ofreció en el ritual la degustación de distintas preparaciones típicas de Carora, lo que significó el exaltar los sabores autóctonos de los alrededores: Queso de Cabra, costillas de cerdo, pincho caroreño de chistorra de chivo, longaniza, chorizo y pimpineta, ensalada de lechoza verde y mini hamburguesas, entre otras propuestas.

Para el cierre con broche de oro, un memorable dulce de paleta consintió los paladares, mientras sonaban las copas del espumoso Pomar Brut. Los acordes musicales estuvieron a cargo del grupo No Hay Quinto Malo de Carora. 

Beatriz Pachano, gerente de Mercadeo de Bodegas Pomar, indicó:

Para Bodegas Pomar ha sido un honor propiciar una cita gastronómica única con brasas provenientes de nuestro viñedo que brindaron una explosión de aromas y sabores exquisitos, todo en completa armonía con nuestros vinos. Una experiencia que fortalece el orgullo por lo nuestro y que Bodegas Pomar viene cosechando por más de 30 años.