Widgets Magazine

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) manifestó este viernes su rechazo a la convocatoria de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) por considerar que esta vulnera la progresividad de los derechos humanos (DDHH) y “sumerge” al país en una situación de “convulsión social y violencia”.

Mediante un comunicado, la CEV aseguró que la “mayor violencia” la ejercen los efectivos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y “colectivos” con el uso de “armas prohibidas”, en la manifestaciones antigubernamentales.

El texto suscribe que en el país hay una “ruptura” del hilo constitucional debido a las sentencias 155 y 156 del Tribunal Supremo de Justicia.

Añade que el Gobierno nacional, pese a ser el garante superior de los derechos, la paz y la seguridad pública “se ha convertido en su principal trasgresor, violentando y atacando residencias familiares de ciudadanos indefensos, agrediendo sin distinguir localidades ni personas, situación que consideramos social y moralmente injustificable”.

La Comisión de Justicia y Paz de la CEV instó al Ministerio Público (MP) a efectuar las investigaciones pertinentes contra funcionarios públicos involucrados en hechos de violencia; además instó al Consejo Moral Republicano “a velar por el efectivo respeto y garantía de los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución”.

La Conferencia Episcopal Venezolan pidió al Poder Judicial “que conozca de las causas y asuntos que son de su competencia y que le correspondan en el conocimiento de las violaciones de los derechos humanos, recordándoles su independencia ante los demás poderes que garantizan la vigencia y el equilibrio del Estado de derecho, y que la potestad de administrar justicia emana de los ciudadanos y ciudadanas para que se imparta en nombre de la República y por autoridad de la Ley”.

Con información de El Universal

NGG