Widgets Magazine

En Corea del Sur, un grupo de activistas rescató a cientos de perros que se encontraban en granjas que se dedicaban al comercio de la carne canina, los cuales serán adoptados por personas en Estados Unidos.

El dueño de una de las granjas, Kim Young-Hwan, aceptó cerrar su establecimiento a cambio de recibir indemnizaciones de la Humane Society International (HSI), asociación con sede en Estados Unidos.

Recordemos que, el 70% de los surcoreanos no come carne canina y 40% exige que se prohíba su consumo. Según esta último sondeo, un 65% está a favor de que los perros sean criados y sacrificados en mejores condiciones.

Con información de Contrapunto