Widgets Magazine

El secretario general nacional de Unidad Visión Venezuela, Omar Ávila, este lunes acudió al Consejo Nacional Electoral (CNE) para solicitar la inmediata suspensión del proceso de renovación de las organizaciones políticas por incumplir con la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones y la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

“Esta nueva barbaridad del ente electoral –de renovar los partidos- vulnera en forma flagrante, lo establecido en las leyes y Constitución venezolana; esta solicitud de suspender el proceso que se está llevando a cabo, es en aras de garantizar los derechos civiles, sociales y políticos del pueblo”.

Señaló que resulta pertinente, útil y conveniente paralizar la renovación de los partidos políticos, ya que el procedimiento para hacerlo es contradictoria a los derechos de equidad, igualdad.

A su juicio, el CNE debía promocionar y procurar que el procedimiento de renovación de partidos políticos se realizara en estricto cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 25 de la Ley de Partidos Políticos, el cual establece. “Los partidos políticos nacionales, renovarán en el curso del año en que comience cada período constitucional su nómina de inscritos en el porcentaje del cero coma cinco por ciento (0,5%) en la forma señalada en esta Ley para su constitución (…) Por lo que cualquier mecanismo, recaudo o procedimiento exigido, distinto a lo establecido en la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones, es totalmente nulo y violatorio a la ley y la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela por transgredir el Debido Proceso y el Principio de Legalidad”.

En ese mismo orden de ideas, también sacó a colación el artículo 10, numeral 1 de Ley de Partidos Políticos, que se refiere a una lista de integrantes, y la aludida nómina especificará nombres y apellidos, cédula de identidad, edad y domicilio del elector, como requisito único, bien sea, para constituir o renovar los partidos políticos.

Por lo antes expuesto, Ávila –apoyado en instrumentos jurídicos- recalca que cualquier procedimiento distinto a lo establecido por la ley, conlleva a su nulidad absoluta; por estar viciado el acto de los procedimientos establecidos en la ley y por transgredir los principios y derechos establecidos en la Carta Magna.

En tal sentido exhortó a las rectoras del CNE para denunciar que el procedimiento de renovación dictados por ellas, referido a la recolección de manifestación de voluntad, con la presencia física de los integrantes mediante el uso del sistema biométrico, “es totalmente contrario y violatorio a lo dispuesto en la Ley de Partidos Políticos; por lo tanto, el procedimiento promovido carece de legalidad”.

Con información de Nota de Prensa

NGG