Widgets Magazine

Pese al rechazo de Italia y Malta de recibir a los 629 inmigrantes que ocupan la embarcación “Aquarius”, y que se encuentra a la deriva en el puerto mediterráneo de Valencia, el presidente de Gobierno de España, Pedro Sánchez, dio el visto bueno y aseguró  su nación cumplirá con los compromisos internacionales en materia de crisis humanitaria.

Entre los ciudadanos que ocupan la embarcación se encuentran menores de edad y mujeres embarazadas.

El nuevo ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, aplaudió la decisión de Sánchez y manifestó que Italia no puede seguir afrontando sola la situación migratoria. Indicó que por ahora el problema está “resuelto gracias al buen corazón del Gobierno español”.

Sin embarco, Médicos Sin Fronteras, precisó mediante su cuenta en Twitter que “El Aquarius agradece el gesto del Gobierno español, pero aún necesita instrucciones formales de los Centros de Coordinación de Rescate Marítimo de Roma y Madrid. Un viaje de tres días a Valencia en un barco que supera su capacidad máxima es inseguro”. 

En cuanto a Malta, el primer ministro, Joseph Muscat, agradeció al mandatario Sánchez la acción. En este caso la isla alegó que no tienen capacidad de recibir más desembarcos.

Con información de: La Vanguardia, El Periódico/ Maricruz Bastardo