Widgets Magazine

El centro de comunicaciones GCHQ, parte de los servicios secretos británicos, calificó hoy de “absoluto disparate” y “ridículas” las acusaciones de que participó en escuchas a Donald Trump durante la campaña electoral estadounidense.

En un comunicado, algo poco habitual en el GCHQ, este centro rechazó las acusaciones sobre las escuchas, mencionadas ayer por el secretario de prensa del presidente de EE.UU., Sean Spicer, y aireadas esta semana en el canal de televisión Fox News.

Con información de EFE/DP