Widgets Magazine

El líder norcoreano, Kim Jong-un, expresó que su país se convirtió en una potencia nuclear durante el 2017 y abogó por incrementar este año la producción de armas atómicas y de misiles balísticos.

El presidente de Corea del Norte, enfatizó que su  capacidad atómica es una “fuente disuasoria” para Estados Unidos, al tiempo que aseguró que, por ahora, no se plantea iniciar una guerra.

Por otro lado, Kim Jong-un  consideró que su mensaje no se trata de una amenaza, a pesar de que culminó diciendo que siempre habrá un botón nuclear en su escritorio.

Redacción