Widgets Magazine

El presidente francés, Emmanuel Macron, reiteró la responsabilidad de Francia en las redadas de más de 13.000 judíos en julio de 1943, en un acto en el que estuvo acompañado por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Macron presidió en París el acto conmemorativo del 75 aniversario de esas redadas con la presencia, por primera vez, de un mandatario israelí, antes de mantener una entrevista con él sobre asuntos de actualidad internacional en una semana de fuerte contenido diplomático para el jefe del Estado francés.

Aseguró que “el islamismo radical quiere destruir nuestra civilización” y “quieren destruir Europa, aunque no parezca evidente” y en esas intenciones “Israel es sólo su primer objetivo” porque comparte los mismos valores que el Viejo Continente.

Macron dedicó el grueso de su discurso de conmemoración de las conocidas como las redadas de judíos del Velódromo de Invierno de París (porque fueron allí donde eran concentrados al ser detenidos) a lanzar mensajes sobre la Francia de esos años y su relación con los judíos.

Recordó que fueron las fuerzas del orden francesas las que se encargaron de las detenciones, que “no hubo un solo alemán”, que la realidad es “implacable”, que “esconderla, insulta nuestra memoria colectiva”, subrayó.

De los 13.000 judíos detenidos, más de 4.000 eran niños, que fueron deportados en su práctica totalidad al campo de exterminio de Auschwitz, en Polonia, donde fueron asesinados.

Con información de AFP

KAGV