Widgets Magazine

Una manifestación de la extrema derecha de EEUU degeneró en violencia, provocando tres muertos y decenas de heridos el sábado en Charlottesville (Virginia, este del país), además de suscitar controversia tras unas ambiguas declaraciones del presidente Donald Trump.

Una de las víctimas fue una mujer de 32 años, que murió cuando un automóvil embistió, intencionadamente según los testigos, a una multitud de contra-manifestantes que se oponían a una marcha de la derecha radical de EEUU integrada por neonazis, supremacistas blancos, el Ku Klux Klan (KKK) y la derecha alternativa o Alt Right, parte de la cual apoyó a Trump en la elección presidencial.

Además, se produjeron otras dos víctimas fatales al caer un helicóptero en un área vecina a Charlottesville, muriendo el teniente H. Jay Cullen y el piloto Berke M.M. Bates, que asistían en las operaciones, en un accidente cuyas causas se investigan, informaron las autoridades.

El fiscal general de EEUU, Jeff Sessions, dijo que tales “hechos de intolerancia racial y odio” traicionan valores fundamentales y “no pueden ser tolerados”. La policía federal (FBI) anunció el inicio de una investigación de derechos civiles sobre el caso.

El presidente Trump expresó en Twitter sus “profundas condolencias a los familiares y a los colegas oficiales del policía que murió hoy”. Luego, agregó: “Condolencias a la familia de la joven mujer que murió hoy, y mis mejores deseos para todos quienes resultaron heridos, en Charlottesville, Virginia.

Con información de AFP.