Widgets Magazine

El gobierno nacional presidido por Nicolás Maduro ha sido el gran destructor de la soberanía venezolana sobre su moneda, al haber impulsado la más importante devaluación en la historia.

Una nueva reconversión monetaria, anunciada por el gobierno el día de ayer, constituye una expresión clara de la destrucción del valor de la moneda venezolana impulsada desde Miraflores con la implantación de un modelo económico que ha destruido las capacidades productivas del
pueblo venezolano.

Desde Un Nuevo Tiempo expresamos que esta medida no es más que un maquillaje engañoso, una burla al pueblo, que pretende ocultar la pérdida de valor del trabajo y de los ahorros de todos los venezolanos.

Hace una década el gobierno impulsó un maquillaje idéntico de nuestra moneda, retirándole tres ceros a su valor. Proclamando la aparición de un “Bolívar Fuerte” mientras devaluaban nuestra unidad monetaria.

El proclamado “Bolívar Soberano”, que entrará en vigencia en junio de este año, sería el equivalente a un millón de bolívares de hace una década. Esa es la escala de la demolición del valor de nuestra moneda y de nuestro trabajo.

Sin un cambio profundo del modelo económico y político que ha llenado de hambre a las familias venezolanas no será posible reconstruir nuestra economía y nuestra convivencia cívica.

El gobierno, en su irresponsabilidad, no ha sido capaz de distribuir de manera eficiente los billetes y monedas del cono monetario anterior. La escasez de efectivo se ha convertido en una tragedia cotidiana para la vida del venezolano, quien invierte horas de su tiempo para acceder a la cantidad de efectivo necesaria para realizar actividades diarias para llegar a su trabajo o acceder a los escasos bienes básicos que necesita.

Un gobierno que no ha tenido capacidad de distribuir los billetes actuales tampoco la tendrá para hacerlo con estos nuevos billetes. Un engaño más. Este gobierno no tiene capacidad ni voluntad para reconstruir la confianza pública en la economía venezolana. Una tras otra cada una de las instituciones que podrían sostener la confianza en la economía venezolana ha sido vaciada hasta su destrucción.

La función del Banco Central de Venezuela es defender el valor de la moneda venezolana. El actual BCV ha fracasado en este cometido porque el gobierno acabó con su autonomía.

Por que exigimos el restablecimiento de la autonomía del Banco Central de Venezuela para que pueda cumplir su misión fundamental. Es un imperativo reconstruir la confianza en la economía venezolana que se expresa en el valor de su moneda. Venezuela requiere de un buen gobierno que genere confianza institucional, sobre la cual se reconstruye el valor de la moneda y el valor del trabajo de los venezolanos.


UNT