Widgets Magazine

La presidencia filipina informó que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio este lunes el visto bueno a la polémica “guerra contra las drogas” de su homólogo filipino, Rodrigo Duterte en la primera y esperada reunión entre los dos líderes.

Duterte, declarado admirador de Trump, aprovechó el encuentro en Manila para presentarle los logros de su iniciativa, que ha causado más de 7.000 muertos, según algunos datos, y ha reducido el crimen en Filipinas casi a la mitad en menos de un año y medio.

Donald Trump elogió repetidamente al presidente Rodrigo Duterte, llamándolo por su nombre de pila, compartiendo un chiste sobre los medios de comunicación e incluso elogiando el clima de Manila. Lo que no hizo fue lo que muchos predecesores han hecho antes: subrayar las violaciones de los derechos humanos en otros países.

Rodrigo Duterte ha sido criticado por grupos de derechos humanos por su sangrienta ofensiva contra narcotraficantes y drogadictos. Esa guerra contra las drogas ha incluido ejecuciones extrajudiciales. El mandatario filipino incluso se ha jactado de haber matado gente con sus propias manos.


Fuente EFE / El Comercio