Widgets Magazine

Nadal, máximo favorito en el cemento neoyorquino, necesitó sólo una hora y 41 minutos para imponerse por 6-2, 6-4 y 6-1 a su rival, para colocarse en la ronda de los ocho mejores, instancia a la que no arribaba en Nueva York desde 2013, cuando se impuso por segunda vez después del título de 2010.

A diferencia de lo que había ocurrido en las tres rondas anteriores, donde corrió de atrás en el marcador, esta vez el número uno del mundo dominó desde el comienzo y no pasó sobresaltos en ningún momento del partido.

“Es un jugador que es capaz de lograr un gran tiro y después cometer un error, así que yo tenía que estar focalizado en hacer mi juego”, señaló el campeón de 15 Grand Slam sobre su estrategia en el partido.

Con información de EFE

KAGV