Widgets Magazine

El Real Madrid se impuso 3-1 ante el Leganés durante el juego aplazado de la Liga Santander.

Los de Zidane saltaron al engramado de Butarque con un once carente de Ronaldo y Bale lo que generó suspicacias desde los calentamientos.

A pesar del gol inicial pepinero, cortesía de Bustinza en el 6, los merengues lograron igualar y colocarse a la ventaja antes de irse al descanso.

La sentencia de la casa blanca corrió por cuenta de Sergio Ramos quien cobró un polémico penalti en el 90, producto de un empujón sobre Kovacic.

Con este resultado, El Real Madrid se desquita del trago amargo propinado por el Leganés en su propia casa, durante la Copa del Rey.


Alberto Domínguez