Widgets Magazine

Decenas de personas han irrumpido en el Ayuntamiento de Kensington y Chelsea, en el oeste de Londres, para protestar por la falta de respuestas tras el incendio del 14 de junio en la torre Grenfell, en el que han muerto al menos 30 personas.

Los familiares de las víctimas del suceso y otros residentes acusan al Ayuntamiento de haber desoído durante años sus quejas sobre las insuficientes medidas contra incendios del edificio y también de no atender adecuadamente a los supervivientes.

La cadena pública mostró imágenes en las que pueden verse a varios agentes tratando de impedir el paso a multitud de personas que intentan subir por una escalera interior del ayuntamiento, que se encargaba del mantenimiento del bloque de 24 plantas de propiedad municipal que se incendió este miércoles. 

Con información de EFE

KAGV

Artículos Relacionados