Widgets Magazine

El célebre cineasta Woody Allen insistió en que nunca abusó de su hija adoptiva Dylan, y acusó a la familia de su expareja Mia Farrow de aprovecharse del movimiento Time’s Up para reavivar una “denuncia desacreditada”.

En un comunicado, Allen aseguró que la familia Farrow está “cínicamente” usando la oportunidad brindada por el movimiento sobre los abusos sexuales, para repetir las acusaciones, que se remontan a 1992.

Las declaraciones del legendario director de cine fueron difundidas como respuesta a una entrevista televisiva que su hija adoptiva Dylan Farrow, de 32 años, concedió a CBS en momentos en que el movimiento Time’s Up contra el acoso sexual sacude a Estados Unidos.